lunes, 20 de enero de 2014

La salud bucodental.




La salud de los niños es una preocupación general para todos los padres y madres, pero es cierto que hasta que no aparecen los síntomas de dolor, no solemos darnos cuenta de la importancia de la salud bucondental de los pequeños.

Cuidar la boca desde la primera infancia constituye una parte imprescindible para el bienestar de los hijos, el cepillado de dientes correcto, unos buenos hábitos alimenticios, controles periódicos por parte del especialista, etc.

La higiene bucal es la medida preventiva más eficaz a estas edades.

Para conseguir que los niños y niñas tengan una buena salud bucodental hay que comenzar por ofrecerles alimentos ricos en proteínas, fósforo y calcio.


Son especialmente importantes las comidas saludables y sobre todo las meriendas que eviten la bollería industrial, los refrescos, las patatas fritas y los zumos preparados y envasados. Cuanto más dulce se ingiera más ácidos se depositan en los dientes y las muelas, llegando a producir las primeras caries.

La caries es una destrucción progresiva de los dientes y muelas que comienza en el exterior y llega hasta el interior, duele al contacto con el frío, el calor o el azúcar, pudiendo llegar a repercutir en la ingesta de alimentos, el sueño, la digestión, la comunicación, el aprendizaje y el juego.


Es importante masticar bien los alimentos, para que no queden restos entre los dientes, se ha de comer con tranquilidad y sin prisas.

A partir de los tres años ya han aparecido todo los dientes de leche y los pequeños han de ser revisados por los dentistas periódicamente.

Es muy importante recordar al niño la necesidad del cepillado de dientes después de las comidas y tras la ingesta de dulces. En el mercado existen tanto cepillos como pastas adecuadas para estas edades, la pasta debe ser fluorada ya que dicha pasta tiene efecto anticaries y las cerdas del cepillo han de ser suaves, firmes y de punta redondeada, este último se ha de reemplazar cada dos o tres meses de uso.


La técnica de cepillado también es muy importante aunque al principio dependerá de la destreza de cada niño y niña.


El cepillado es un hábito que se debe crear desde pequeños y la mejor forma de hacerlo es practicando con el ejemplo.

Debemos procurar que sea una tarea divertida, podemos dejar que elijan su propio cepillo, su pasta, le enseñaremos a no poner demasiada sobre el cepillo, a realizar los movimientos correctamente frente al espejo, a enjuagarse y no tragarse la pasta.

Una buena saludo bucodental evitará otras afecciones de los pequeños tales como transtornos digestivos, infecciones, enfermedades de las encías, problemas de masticación y a la vez nos ayudará a un buen desarrollo del lenguaje ya que una buena disposición de las piezas dentales facilita la articulación de algunos fonemas y evita trastornos funcionales en el habla.

Unos dientes sanos son fundamentales para disfrutar de una infancia saludable y una sonrisa resplandeciente.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Lilypie Second Birthday tickers

Lilypie Second Birthday tickers